Centro de investigación

CÓMO LOS REENCAUCHADOS AYUDAN A LA FLOTAS A REDUCIR SUS COSTOS Y SU IMPACTO AMBIENTAL

Las organizaciones están utilizando neumáticos reencauchados para funcionar en forma eficiente y segura mientras minimizan su impacto ambiental.

Los ejecutivos corporativos y funcionarios gubernamentales hacen frente a los desafíos diarios que conlleva el funcionamiento en un ámbito cada vez más competitivo e impulsado, en parte, por la administración financiera y ambiental. Esto se hace más evidente en el caso de aquellas organizaciones que dependen del movimiento seguro y rentable de personas y bienes en nuestras carreteras. Mientras tanto, los líderes en transporte y logística buscan no solo optimizar sus operaciones diarias, sino también encontrar maneras de impulsar soluciones sostenibles que reduzcan su huella de carbono, minimicen el impacto en el medioambiente y contribuyan al bienestar de su comunidad local. Con el fin de alcanzar esos objetivos, los administradores de flotas a menudo recurren a una tecnología de eficacia comprobada que contribuya a los tres componentes.

¿La solución? Usar neumáticos reencauchados seguros y confiables en los vehículos de su flota.

El uso de neumáticos reencauchados en Norteamérica se remonta al establecimiento de Oliver Rubber Company en 1912; sin embargo, la comercialización masiva del neumático reencauchado recién tuvo lugar en la década de 1960 con la presentación del sistema de reencauchado Bandag y el posterior desarrollo del neumático radial. Durante la última mitad del siglo XX, la tecnología tanto de las cubiertas (el núcleo del neumático) como del proceso de reencauchado en sí evolucionaron hasta el punto en que la diferencia entre los neumáticos nuevos y los reencauchados en materia de confiabilidad y rendimiento es prácticamente imperceptible.

Hoy en día, las organizaciones que buscan operar de manera más eficiente manteniendo, a la vez, el mayor nivel de seguridad suelen utilizar neumáticos reencauchados en su flota. Esto incluye tanto organizaciones del sector público, como el Departamento de Defensa de los EE. UU., como la mayoría de los municipios más importantes. Por lo general, el público desconoce que se utilizan neumáticos reencauchados en muchos de los vehículos más importantes en los que confiamos en casos de emergencia, para llevar a los niños a la escuela, para el aterrizaje de aviones comerciales y para transportar a líderes gubernamentales de alto rango. Por ejemplo, los neumáticos reencauchados se usan de manera segura en las ruedas de tracción de autobuses escolares, camiones de bomberos, ambulancias y otros vehículos de emergencia. Además, aproximadamente el 80 por ciento de todos los neumáticos de los aviones en servicio en los Estados Unidos son reencauchados. [2] Según la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (USEPA), los neumáticos reencauchados se utilizan con éxito en Air Force One. [3]

Las organizaciones que buscan operar de manera más eficiente manteniendo, a la vez, el mayor nivel de confiabilidad y productividad suelen utilizar neumáticos reencauchados en su flota.

Múltiples estudios gubernamentales por parte de la NHTSA, el Estado de Washington, el Departamento de Transporte de Virginia y el Departamento de Transporte de Arizona apoyan el uso de neumáticos reencauchados y el rendimiento del producto está validado por la evidencia que ofrece el mundo real: por ejemplo, el administrador de flotas del Departamento de Saneamiento de la Ciudad de Nueva York destacó el hecho de que los neumáticos reencauchados en su flota presentan un índice de falla de menos del 0.01 % por defectos de fábrica.1 La mayoría de las fallas en los neumáticos ocurren cuando los camiones pasan por baches, bordillos, desechos y otros materiales en las calles de la ciudad de Nueva York, y no se deben a ningún defecto estructural del neumático reencauchado. Y los neumáticos reencauchados permiten ahorrar dinero: más de $1.4 millones al año para el Departamento de Saneamiento de NYC.

Los neumáticos reencauchados también son utilizados por la mayoría de las grandes flotas del sector privado, cuyos vehículos habitualmente recorren más de cien mil millas al año y se ven expuestos a carreteras excepcionalmente desafiantes en comparación con los vehículos de pasajeros. Se calcula que más del 95 % de las flotas con más de 500 tractores mantienen un programa de neumáticos reencauchados y algunas de estas flotas tienen un promedio de dos o más reencauchados por cada neumático nuevo comprado.2 Por fortuna, los neumáticos modernos de marcas premium han sido diseñados para poder ser reencauchados varias veces3, de modo que una sola cubierta puede usarse a lo largo de más de 500,000 millas durante su vida útil.

En la sociedad actual preocupada por la ecología, es igualmente importante que el uso de neumáticos reencauchados en una flota demuestra el compromiso de una organización con el medioambiente en diversos aspectos. En primer lugar, los neumáticos reencauchados en servicio reducen el volumen de materia prima requerida para la fabricación de un neumático nuevo. Esto incluye una reducción pronunciada en el uso de petróleo. De hecho, la EPA de los EE. UU. estimó ahorros superiores al 70 % en el petróleo empleado para un neumático reencauchado en comparación con uno nuevo. Esto también equivale a reducciones significativas en las emisiones de gases de efecto invernadero.

Además de reducir la cantidad de materias primas extraídas, los neumáticos reencauchados también minimizan la cantidad de residuos que terminan en los vertederos. Las cifras más recientes brindadas por la EPA de los EE. UU. indican que se arrojaron más de 11.2 millones de neumáticos en el flujo de desechos sólidos municipales de los EE. UU. Para entender esta cifra, pensemos que equivale a alinear neumáticos de pasajeros colocando una banda de rodamiento con otra aproximadamente desde Los Ángeles hasta San Diego o desde Filadelfia hasta Washington DC. Debido a que un neumático reencauchado evita la necesidad de fabricar uno nuevo, se obtienen beneficios ambientales significativos.

Por último, los neumáticos reencauchados son buenos para la economía del país y el trabajador estadounidense. Los neumáticos reencauchados se producen en alrededor de 500 fábricas en cada estado de la Unión y les ofrecen trabajo estable a miles de empleados.

En una era cargada de incertidumbre, los neumáticos reencauchados son una opción confiable y rentable que todo administrador de flotas debería tener en cuenta cuando sea momento de reemplazar sus neumáticos.

  1. Entrevista con el supervisor Joe Pace y John D'Angelo, director de Operaciones de Campo del Departamento de Saneamiento de Nueva York, el 30 de enero de 2017. El índice de fallas de >0.01 % se debe a defectos de fábrica; la mayoría de las fallas en los neumáticos son causadas por los residuos en la carretera y los golpes contra bordillos
  2. Fuente: encuesta sobre flotas de Bridgestone Bandag en 2015
  3. Todas las cubiertas premium de Bridgestone, Goodyear y Michelin tienen garantía para 3 reencauchados como mínimo
Descargar PDF

¿Busca neumáticos reencauchados?

Encuentre un distribuidor de Bandag cercano.

Localice un distribuidor

Milla tras milla

Desde aplicaciones de carga completa hasta todoterreno, Bandag tiene
todo lo que necesita. Haga más y ahorre más con la marca más confiable en materia de reencauchado.

Buscador de bandas de rodamiento